Mujer-Muñeca

munesex_final

“Está encerrada, no se le permite cagar, ni comer, ni llorar ni dar a luz, nada entra, nada sale. Se quita la ropa o se la pone, vestuario de muñeca de papel, copula bajo luces electrónicas con el torso del hombre mientras su cerebro observa desde su cubículo de control acristalado en la otra punta de la habitación, su rostro se retuerce en poses de exultación y abandono total, eso es todo. No está aburrida, no tiene otros intereses.”

Texto de la novela Resurgir, de Margaret  Atwood.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s