#8deMarzo: MUJERES: TRABAJADORAS Y CIUDADANAS

Las referencias sobre el origen de la celebración del 8 de marzo que se basan en el incendio de la fábrica en Nueva York o en la manifestación de las trabajadoras son más que cuestionables, porque como ha sucedido con muchos hechos históricos protagonizados desde los márgenes, no han sido sus protagonistas quiénes se han encargado de narrarlos, sino que lo han hecho “los otros”, los “vencedores”, por usar el argot del materialismo histórico.

En relación al incendio, sí que hubo uno en la fábrica, la “Triangle Shirtwaist Company” (EE.UU.), donde murieron muchas mujeres, la mayoría chicas inmigrantes entre los 17 y 24 años, pero no fue el 8 de marzo de 1908 sino el 25 de marzo de 1911, seis días después de la primera celebración del Día Internacional de la Mujer.

En relación a la manifestación, no fue ni el 8 de marzo de 1857, ni el 8 de marzo de 1908 como se suele referenciar. Fue el 27 de septiembre de 1909 cuando l@s emplead@s del textil hicieron una huelga de trece semanas (hasta el 15 de febrero de 1910) en demanda de mejoras laborales, pero este acontecimiento tampoco es el origen de la celebración del 8 de marzo. Este suceso del incendio, ha sido de gran trascendencia en la historia contemporánea de EEUU, pero no por dar origen al Día Internacional de la Mujer, sino por ocasionar la muerte de las obreras que habían protagonizado la primera huelga llevada a cabo exclusivamente por mujeres, en demanda de mejoras en su situación laboral, hecho que fue recordado en celebraciones posteriores.

La decisión de convertir esta celebración en una festividad internacional corrió a cargo de Clara Zetkin (1857-1933), líder del movimiento alemán de mujeres socialistas. Pero la propuesta presentada por Clara Zetkin en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada en Copenhague los días 26 y 27 de agosto de 1910, para organizar la celebración de un Día Internacional de la Mujer, no era del todo original, sino que tenía un antecedente en el que inspirarse, el “Día de las mujeres” (Women’s Day) que las mujeres estadounidenses llevaban celebrando desde 1908, cuya finalidad era la reivindicación del derecho al voto para las mujeres. El Partido Socialista Americano designó el último domingo del mes de febrero, día 28 de 1909, como Women’s Day, para reivindicar el derecho de las mujeres al sufragio (hasta el 1920 no fue otorgado a las mujeres este derecho).

caricatura sufraguistas

El Día Internacional de la Mujer, que tiene sus orígenes indiscutiblemente en el movimiento de mujeres socialistas de finales del siglo XIX, tenía la finalidad exclusiva de promover la lucha por el derecho al voto de la mujer, sin ningún tipo de restricción basada en el nivel de riqueza, propiedades o educación.

La primera celebración del Día Internacional de la Mujer se produjo el 19 de marzo de 1911, y fue seguida en Austria, Alemania, Dinamarca y Suecia. En los primeros años, el Dia Internacional de la Mujer se festejaba en fechas diferentes según los países.

La propuesta llegó al comienzo de un periodo de gran transformación social y política en el mundo. Europa estaba al borde de la I Guerra Mundial, y en Norteamérica, como ya decíamos antes, el movimiento por el sufragio femenino estaba cuestionando algunas de las normas sociales establecidas. En ese momento la llamada de Clara Zetkin a las mujeres para unir su lucha por la igualdad de derechos con la lucha por preservar la paz mundial tenía mucho sentido, y fue secundada y acogida en los diferentes lugares de Europa.

Cuando se celebró el primer Día Internacional de la Mujer en 1911, más de un millón de mujeres participó públicamente en él. Además del derecho a voto y a ocupar cargos públicos, demandaban el derecho a trabajar, a la enseñanza vocacional y el fin de la discriminación en el trabajo. No fue hasta 1914, a propuesta de las alemanas, que el Día Internacional de la Mujer se celebró por primera vez el 8 de marzo en Alemania, Suecia y Rusia, unánimemente.

También la Revolución Rusa de 1917 tuvo una gran influencia a todos los niveles en el Día Internacional de la Mujer. Aunque el 8 de marzo se llevaba celebrando en Rusia desde 1914, en el año 1917 las mujeres rusas se amotinaron ante la falta de alimentos, formando parte del proceso revolucionario que acabaría en el mes de octubre de ese mismo año. Los acontecimientos del 8 de marzo de 1917 (la fecha varía en el calendario ruso) son importantes, no sólo porque dieron origen a la revolución y porque fueron protagonizados por mujeres, sino porque, según todo parece apuntar, esos sucesos fueron los que hicieron que el Día Internacional de la Mujer se pasara al celebrar, sin más cambios hasta la actualidad, el 8 de Marzo.rosa luxemburgo_15 de enero 1919

Algunas historiadoras (Liliane Kandel) afirman que el mito que sitúa la manifestación en el año 1857 como el origen de esta fecha, fue creado en 1955 para eliminar el carácter marxista-comunista que había dado pie a esta cita internacional.

Naciones Unidas, con ocasión de la celebración en 1975 del Año Internacional de la Mujer, ofreció una versión de los hechos que habían conducido al nacimiento del Día Internacional de la Mujer de la que es muy interesante resaltar que se silencian de manera absoluta los sucesos vividos en Rusia en 1917, que fueron precisamente los que harían del 8 de marzo el día elegido para celebrar el Día Internacional de la Mujer.

Situad@s en este punto, quizás sea necesario plantear algunas cuestiones: en primer lugar, ¿por qué sucedió un llamamiento internacional a las mujeres para reivindicar sus derechos, no sólo políticos, sino laborales y educacionales?

Esto tuvo que ver con la consideración que se ha tenido tradicionalmente (y a veces se tiene) de las mujeres como “poco capaces”, entendido esto en sentido amplio: poco capaces de tomar decisiones, poco capaces de cuidarse solas, poco capaces de mantenerse económicamente, poco capaces de realizar tareas que impliquen fuerza física o sangre fría, etc. Esa aparente poca capacidad ha servido de excusa al sistema, capitalista y patriarcal, para mantener a las mujeres replegadas, haciendo más grande la dependencia de tener un hombre (o un grupo de hombres, en el caso de la política) que nos ayuden a decidir y que, en definitiva, nos “encaminen” en la vida.

De aquí se extrae otra cuestión fundamental: ¿por qué sigue siendo necesario un llamamiento el 8 de Marzo?

 

Un pensamiento en “#8deMarzo: MUJERES: TRABAJADORAS Y CIUDADANAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s