Mujeres bajo sospecha

Mujeres-bajo-sospecha_fullLightbox“Mujeres bajo sospecha. Memoria y sexualidad 1930/1980”. Este es el título de la exposición comisariada por Raquel Osborne y María Rosón, que se encuentra ahora en la Biblioteca de Andalucía de Granada, y que pronto continuará su andadura con destino a Madrid.

A lo largo de su extenso recorrido, esta exposición  confronta las distintas situaciones  a las que se enfrentaron las mujeres, y especialmente en el ámbito de la sexualidad, desde 1930 a 1980, y además visibiliza las estrategias de resistencia y de oposición al orden establecido desde una sexualidad no normativizada.

Resulta emocionante, mientras paseas entre noticias, fotos y textos, poner caras, nombres y fechas a la genealogía de mujeres que han impulsado los cambios hacia la igualdad entre hombres y mujeres que hoy disfrutamos, a aquellas que fueron pioneras en un mundo aun más hostil de lo que lo es hoy para las mujeres y que con su resistencia fueron abriendo camino.

Nos permite conocer nombres de mujeres que, bajo el silencio de una historia androcéntrica, no hemos podido conocer y que con su actitud supusieron una auténtica revolución para la época, como Carlota O´Neill o Margarita Nelken. O descubrir que el primer Espacio cultural femenino fue el Lyceum Club, que se abrió en 1926 y del que participaba María de Maeztu.

carlota oneil

Carlota O´Neill

Los logros que las mujeres consiguieron en los años de la II República con su valentía, enfrentándose a las normas sociales imperantes, se hicieron añicos con la llegada del franquismo. La dictadura franquista vino a fulminar de una sentada, a través de sus distintos dispositivos represivos, los atisbos de liberación para las mujeres que surgieron a principios de los años 30.

Tras la guerra, delito y pecado conforman una unidad para las mujeres, y al terror en el ámbito político, se une el del ámbito moral. No es sino esta unión entre delito y pecado, que se estableció desde el nacionalcatolicismo, lo que puede justificar el retroceso que va a suponer la reforma de la ley del aborto que nos tiene preparada nuestro actual gobierno, desempolvando los dogmas de la etapa más oscura de nuestro país en los últimos tiempos.

Desde esta ideología, ser mujer es sinónimo de madre, esposa y ama de casa abnegada. La sección femenina se introduce en los cuerpos de las mujeres, imponiendo su modelo de cómo debe ser una mujer, desde una profunda contradicción, ya que las lideresas del movimiento no cumplían el destino establecido para las mujeres, siendo en muchos casos solteras y sin hijxs.

La maternidad se concibe como un servicio a la patria. También en esto recuerda a la reforma de la ley del aborto, de vueltas a la imposición de la maternidad obligatoria como destino para las mujeres.

Sin embargo, el control sobre los cuerpos tiene sus límites y la capacidad de agencia  de las personas se vislumbra desde las disidencias, estableciéndose espacios de resistencia y fórmulas creativas para burlar la normas sociales impuestas, como sucedía en el Paralelo barcelonés en los años 40 y 50.

A finales de los 60 llega el destape y los movimientos sociales, y entre ellos el feminismo, viniendo a desordenar el panorama social del franquismo. En 1980, un cartel desvela las reivindicaciones feministas en las que se centraron las manifestaciones del 8 de marzo de ese año: trabajo (remunerado) para todas, derecho al aborto, fin de las agresiones en la calle y en las casas.

En 2014 aun siguen pendientes…

…NOS VEMOS EN LAS CALLES!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s