Más allá de las sufragistas… Feminizando la política

Sufragistas-138575244-large

Ir al cine el día de Navidad con las mujeres de mi familia a ver “Sufragistas” es probablemente de las mejores cosas que he podido hacer en estas controvertidas fiestas familiares, donde se transita entre la jodida obligatoriedad de los eventos familiares muchas veces poco deseados y la catarsis colectiva de desearle felicidad, paz y amor por unos días en el año a todo ser viviente que se cruce en tu vida. Y eso, a pesar de que el cine estuviera petado hasta las trancas (yo pensaba que el día de Navidad la gente se quedaba en sus casas cantando villancicos en familia) y tuviéramos que ver la peli en primera fila.
No sé si la película me parece mejor por haberla visto tan cerca, y eso hizo que la viviera con más intensidad, o es que de verdad es grande. Es grande el relato que cuenta, porque cuenta un momento fundamental de la historia desde las figuras anónimas que la hicieron posible, es grande la interpretación de Carey Mulligan, y es grande el guión de Abu Morgan, que consigue contar una gran historia, albergando también pequeñas historias reflejadas en segunda fila, pero presentes. Ahí se encajan las diferencias de clase que condicionaban el posicionamiento de las mujeres en la lucha sufragista, las desavenencias sobre las estrategias a seguir para conseguir sus objetivos en un colectivo que no es homogéneo, o el papel secundario de los hombres (muy bien colocados en un segundo plano) representados en su variedad, pero de una manera muy realista.
Me quedo sobre todo con un par de frases de la película que me parecen destacables y de tremenda actualidad. Ahí va la primera:
“Si quieren que respetemos las leyes, tendremos que hacer leyes respetables”. Esto le dice Violet, la compañera de trabajo de la protagonista, Maud, que la acerca al movimiento sufragista. Pues ahí está esta frase de tremenda actualidad, a pesar de los años que han pasado ya desde el tiempo que refleja la peli. Y nuestrxs políticos conservadorxs, y quien se identifica con estas políticas, siguen argumentando que hay que cumplir las leyes para hacerse respetar, y desde el otro lado seguimos empeñadxs en que no se podrán respetar hasta que no sean respetables unas leyes que ponen por encima de las personas a los mercados, que jerarquizan unas personas sobre otras por razón de sexo, etnia, cultura, nacionalidad, edad…
Y la otra frase a resaltar se produce en un momento de gran intensidad de la película, en el que Maud tiene que defender de forma improvisada el voto para las mujeres en base a su experiencia formando parte del colectivo de lavanderas donde trabaja. El tribunal ante el que habla le pregunta: “¿Por qué quieres el voto para las mujeres?” Y ella le contesta: “A veces pienso en cómo sería vivir una vida en un mundo mejor”.
Aún seguimos imaginando cómo sería vivir en un mundo mejor y luchando por ello, cada una a su manera, desde distintas formas, muchas mujeres del mundo. Conseguimos el voto en muchos países, incluso llegamos a puestos de poder, a ministerios, y en algunos países hasta a presidentas de gobierno. Pero surgieron nuevos retos. Ya no basta con ocupar los puestos de poder, cuando se pueden ocupar. Ahora queremos feminizar la política. Ya no queremos solo participar en las estructuras, queremos cambiarlas, queremos llevar las lógicas de cuidado a la política, desde los colectivos sociales a las instituciones, poner la vida en el centro, frente al gobierno de los mercados. Y se van dando algunos pasos.

Seguimos, seguiremos imaginando otros mundos, otras vidas que merezcan la pena ser vividas.

Sigue siendo el tiempo de las mariposas

Se acerca la conmemoración del 25N, y no queríamos dejar pasar esta fecha sin traer a colación el origen de este día: ¿por qué celebramos el 25 de Noviembre?

Las protagonistas de la historia que dio lugar a que se eligiera esta fecha y no otra, están, como la gran mayoría de las mujeres que han participado activamente en las luchas por la liberación de sus pueblos, invisibilizadas. Y si a esto le añadimos el occidentocentrismo que suele teñir gran parte de las fechas señaladas en los “calendarios solidarios” o reivindicativos, tenemos un combo perfecto que da respuesta a por qué las Hermanas Mirabal son tan desconocidas.

Es importante visibilizarlas a ellas, y también el hecho de que no fueron asesinadas por sus parejas, ni por hombres de sus familias, que es la imagen y el contenido que las Instituciones se empeñan en dar para el concepto “violencia de género”, dejando escondidas las manifestaciones tan diversas que tiene esta forma de violencia en la vida cotidiana y más aún, las violencias estructurales ejercidas desde los Estados.

Infografía 25N

Las Mirabal: Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, fueron tres hermanas de la República Dominicana que se opusieron fervientemente a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo. Comenzaron su andadura política desafiando la estructura existente al manifestar públicamente su deseo de realizar estudios superiores y de ejercer profesionalmente, algo que no pudieron alcanzar dentro del regimen en el que vivieron.

Se posicionaron firmemente en contra de Trujillo, quien ejerció una política de terror y de limpieza étnica e ideológica, y participaron activamente en un grupo de oposición al régimen, conocido como “Agrupación política 14 de junio”. Dentro de este grupo fueron conocidas como Las Mariposas porque ése era el nombre con el  que Minerva se identificaba en las relaciones políticas, y fueron admiradas en la comunidad por su labor, e identificadas como lideresas del movimiento.

Dos de las hermanas, Minerva y María Teresa, fueron encarceladas, violadas y torturadas en varias ocasiones. A pesar de estas vejaciones, continuaron en su lucha por terminar con la dictadura. Después de varios encarcelamientos, Trujillo decidió terminar con las hermanas Mirabal.

En 1960, después de numerosas detenciones y juicios, las hermanas Mirabal fueron puestas en libertad en un extraño gesto amable del dictador, que no fue más que una trampa, ya que sus sicarios las interceptaron el 25 de Noviembre de ese mismo año mientras viajaban en coche por una carretera rural: las torturaron y las asesinaron, en un intento de ofrecer un castigo ejemplar a sus seguidoras y seguidores.

Trujillo creyó en el momento que había eliminado un gran problema. Sin embargo, el asesinato le trajo muchos inconvenientes y fue el principio de su desgracia. La muerte de las Mirabal causó gran repercusión en la República Dominicana. La tragedia de su muerte y la evidencia de la atrocidad perpetrada por la dictadura, provocó que el pueblo dominicano se empoderara para apoyar los ideales de libertad de las Mariposas. Esta reacción contribuyó a despertar conciencias, y culminó con el asesinato del dictador el 30 de mayo de 1961.

Si alguien quiere conocer las historia más de cerca, recomendamos la película “En el Tiempo de las Mariposas“.

Los asesinatos son la consecuencia más brutal de un patriarcado atroz presente en nuestra sociedad, la expresión más radical de la violencia ejercida contra las mujeres. Pero todos los días, mujeres de todo el mundo sufrimos violencias.

Para combatir estas violencias están LOS FEMINISMOS, desde donde SEGUIMOS creando, denunciando, reivindicando…

ANTONIA. Un cuento de hadas feminista.

Modelos propositivos en el cine para la igualdad de género I.

472279.1020.A

Tenía 16 años cuando fui al cine a ver la película “Antonia”, una película que pasó por los cines españoles sin pena ni gloria (a pesar de su Óscar como mejor película extranjera, entre otros premios), pero que dejó en mí una huella eterna.

Recuerdo el día en que fui a verla, en una tarde cualquiera, cuando aun había cines de los antiguos en el centro de las ciudades, acompañada por mi entonces mejor amiga, (a la que sigo conservando, aunque ya la igualé en categoría al resto de amigas, una vez que decidí desechar las jerarquías en mi imaginario amistoso) y otra amiga más, a la que el tiempo desterró de mi vida. Recuerdo que mi mejor amiga y yo salimos encantadas, y también que a la otra no le gustó.

antonia1Por entonces ya conocía y sabía diferenciar términos como hembrismo y feminismo, que había aprendido de la mano de mi adorada directora del grupo de teatro donde hacía mis pinitos como amateur, y me había dado cuenta de que era feminista sin saberlo, desde que era pequeña y peleaba en mi casa porque mi hermano hiciera su cama al igual que yo, o que yo no la hiciera, al igual que él.

Se me quedó gravada en la retina una escena de la película, probablemente no de las más significativas, pero sí bastante impactante para mí. Una de las protagonistas salía haciendo el pino, después de hacer el amor, para facilitar que los espermatozoides llegaran mejor al óvulo. Y esa es la imagen que me vino a la cabeza, como diez años después, cuando mi memoria recuperó la película para unas jornadas de cine y género. Volví a verla, sin saber muy bien qué me iba a encontrar, si la película que había considerado transgresora a los 16 había dejado de serlo a los 26. Me encontré con la sorpresa de que me lo pareció aun más, de que el recuerdo que tenía no le había hecho justicia. La vimos juntas el actual equipo de Entregrietas, que preparaba por entonces esta jornada, y después de esas jornadas, la he usado en otras muchas ocasiones para formación en temas de género.

memorias de antoniaLa película fue escrita y dirigida por Marleen Gorris en 1995, quien se declara feminista, por lo que reconoce que su película también lo es. Y también es un cuento, un bonito cuento de hadas feminista, que habla de los ciclos de amor, nacimiento y muerte, y de la celebración de la vida, la comunidad y los placeres simples, pero también de la tragedia de la vida creada por la propia humanidad, a través de las vidas de cuatro mujeres de una saga familiar.

Pero, ¿qué es lo que vamos a encontrar en ésta película, para quien no la haya visto, y qué tiene de transgresora?
• Mujeres valientes que crean su comunidad y sus normas fuera de la normas asfixiantes establecidas en el contexto de un pequeño pueblo en el ámbito rural
• Una normalización de la visión de la maternidad como decisión personal por parte de las mujeres.
• Una pareja de lesbianas criando a una hija.
• Una mujer para la que la maternidad no es una prioridad en su vida, con una  pareja masculina cuyo deseo de paternidad es patente.
• Mujeres cuya realización personal pasa por la maternidad, frente a mujeres para las que la maternidad no despierta ningún deseo.
• Mujeres más centradas en su carrera profesional y hombres que desean cuidar a sus hj@s
• La sexualidad y el deseo, así como la maternidad y paternidad entre personas con diversidad de capacidades
• Reparto de tareas domésticas, de cuidado y de subsistencia, y una revalorización de las mismas, que han de ser combinadas con el ámbito profesional, tanto en mujeres como en hombres.

Podríamos decir que lo más transgresivo de Antonia es precisamente que presenta un abanico de mujeres empoderadas, que deciden sobre sus propias vidas, y que las llevan a cabo, desde un respeto a todas las personas y a la diversidad, y contra la opresión, la violencia o la dominación.

Actualmente, Antonia se puede considerar una utopía ecofeminista. Y como dice Galeano: la utopía nos sirve para caminar…