Las feministas son felices

Hace unos meses, desde Entregrietas decidimos unirnos a la campaña que se lanzó desde distintas plataformas feministas con objeto de modificar el contenido que Google ofrece acerca de las feministas en su buscador, como acto simbólico que tiene como finalidad darle la vuelta a la visión negativa de las mujeres feministas, ampliamente extendida en nuestra sociedad.

Las Feministas somos lo máximo

Después, quisimos investigar un poquito más, y ver qué decía Google de ésos invisibles, los hombres feministas, y esta vez a Google le costó un poquito más.

Los hombres feministas… ¿son?

Pasado un tiempo, nos hemos vuelto a acercar al buscador de Google, y algo ha cambiado, aunque no mucho.

feministas son

Han sido multitud de voces las que se han unido a este acto simbólico cibernético que quiere reflejar una imagen diferente de las feministas, una imagen con la que nos sintamos más identificadas.

Las feministas somos lo máximo es sólo una de las cosas que se pueden decir para darle la vuelta a la imagen social de las feministas.  Pero hay otras muchas cosas con las que podemos identificarnos para ir creando una imagen desde nosotras. Por ejemplo, que las feministas somos más felices, en total contradicción con el estereotipo que nos pone como unas amargadas.

mujeres felices1

Y es que el feminismo es un movimiento emancipador. Una vez que te pones las gafas de género empiezas a ver cómo la realidad cotidiana está impregnada de una pátina más o menos gruesa de patriarcado, y empiezas a darte cuenta de muchas cosas que antes no veías y que están en la base de la desigualdad de género. Sin embargo, esto mismo, a la vez es liberador, porque es entonces cuando puedes comenzar a hacerle cortes de manga a esas pequeñas y grandes cotidianidades que te oprimen. Empiezas a entender que estar bella es una imposición para las mujeres que nos quita mucho tiempo para otras actividades más interesantes, y que la base de ello es estar guapas para los hombres, que son la medida de todas las cosas. Entonces, decides que vas a ir un día  sin depilar a la playa, a ver qué pasa. Empiezas a entender que gustar a los hombres no es una obligación, y que tu autoestima no pasa por ser más o menos atractiva para ellos, que en tus relaciones amorosas llenas de insatisfacción hay una dosis importante de poder y desigualdad bajo el paraguas del amor que todo lo puede,  que además éstas relaciones están heteronormativizadas y establecen unas pautas de sexualidad que no siempre son las más satisfactorias para ti, que bajo la incomodidad de los “piropos” que te gritan por la calle lo que se esconde es una agresión sexual, y un sinfín de cosas más. Y es liberador porque solo cuando empiezas a ser consciente de estas realidades puedes empezar a establecer estrategias para enfrentarte a ellas, desde el respeto a nuestros propios ritmos y contradicciones.

Por ello, afirmamos que las feministas somos más felices. Y no solo lo pensamos nosotras.  Según un estudio, el feminismo fomenta la felicidad de las parejas, siendo éstas más sanas. Y también otras feministas confirman nuestra tesis.

Isabel Moya Richard, directora de la Editorial de la Mujer de Cuba, quien además es experta en las representaciones de las mujeres en la prensa y la publicidad, en una entrada del blog Mari Kazetari afirma: “El feminismo me ayudó a aceptar mi cuerpo, a sentirme feliz en él, aunque esté en silla de ruedas”.

Por su parte, Victora Aldunate, integrante del colectivo feminista chileno “Memoria Feminista” nos dice: “Creo que lo más importante que me ha aportado el feminismo en mi vida, es la libertad real de actuar y ser como siento y quiero. Cuando eliges ser feminista tienes que elegir entre los costos que significa no serlo y los costos que tiene ser feminista, porque todo tiene sus desafíos -además de placer y alegría-. Los costos de No ser feminista tienen que ver con actuar bajo las reglas patriarcales y neoliberales de consumo, clasismo y arribismo, bajo esa tonta idea de “familia bien constituida” que no se sabe muy bien qué es porque en esas familias “bien constituidas” muchas veces se oculta maltrato, diversas situaciones que producen dolor a sus integrantes y hasta aburrimiento. Y ser feminista significa rebelarse a todo eso para ser feliz respondiendo a las propias necesidades y deseos.(…) Creo que ser feminista, es revelarse contra lo establecido, para ser feliz, lo establecido, son esas cosas que se supone debes hacer o tolerar aunque no quieras y las creas tontas, hipócritas o humillantes, aunque te hagan daño…”

Y tú, ¿qué piensas?¿las feministas somos más felices?

Una habitación propia para Entregrietas

Hoy estrenamos nuestra habitación en la casa Mujeres con Habitación Propia y  queremos compartirles la llave que hemos recibido esta misma mañana.La llave de tu habitación

Este espacio virtual se organiza bajo la idea de que las mujeres estamos, somos y creamos… a pesar de la invisibilidad histórica, de la desvalorización que existe sobre las cosas de las mujeres, por el mero hecho de serlo, y de que todas las iniciativas que se enmarcan dentro de los feminismos son habitualmente atacadas y calificadas como: “hembristas”, “excluyentes”, “histéricas”, “paranoicas”… y un largo etcétera que no vamos a enumerar ahora.

Desde Entregrietas vemos importantísimo seguir tejiendo redes entre mujeres, re-conocernos y visibilizarnos unas a otras como base de la sororidad, para facilitar cambios que mejoren la(s) posición(es) social(es) de las mujeres en el mundo.

En este sentido, esta casa virtual, aparte de evocar a la WomanHouse de Judy Chicago y Miriam Schapiro (donde en cada habitación se pudo disfrutar de las creaciones a través de las que las diferentes artistas cuestionaron la correspondencia entre los factores biológicos y los roles sociales asignados a las mujeres) se nos muestra como un cyberlugar en el que establecer sinergias y sintonizar con otras mujeres y proyectos que promueven la igualdad.

Quedan invitad@s a visitar la casa, esperamos que les guste habitarla, y por favor, no se marchen sin dejarnos un recuerdo en el Libro de Visitas.

¡Les esperamos!

Las Feministas somos lo máximo

En los cyber-tránsitos, Entregrietas se ha encontrado esta propuesta, que surge del blog de Diana Pornoterrorista y que nos ofrece una muestra más que evidente de cómo los tentáculos del patriarcado invaden la red.

No hay más que meter en Google el enunciado “las feministas son” y recibir sus sugerencias de búsqueda:

Búsqueda en Google_La web

Tras descubrir esto, como la Curiosidad mató al gato, y no queríamos que hiciera lo mismo con nosotras, le pedimos al buscador que nos mostrara las imágenes que responden a “las feministas” y obtuvimos esto:

Búsqueda en Google_Imágenes

Por suerte, aquí cambia un poco el panorama, pero no nos explicamos muy bien por qué… ¡el primer resultado es Carla Bruni en la portada de Vogue!

Ante esta cyber-realidad, hemos decidido sumarnos a la propuesta de cyber-acción feminista lanzada por Diana hace diez días, y que ya ha sido acogida por otros blogs.

Y ¿qué es lo que se está planteando? Pues actuar en internet: crear nuevas categorías, modificar los resultados de búsqueda… en definitiva, visibilizar lo que las feministas SOMOS, y no lo que el discurso hegemónico dice de nosotras.

¿Cómo lo haremos? Aquí pegamos una lista con algunas de las propuestas que han ido apareciendo hasta ahora, y que por supuesto, sigue abierta a nuevas incorporaciones:

Para quienes tengan blog:

Publicad un post que se llame “Las feministas somos lo máximo” con el contenido que queráis

– Añadir en las búsquedas los siguientes términos y en las palabras claves de los artículos para eliminar todas las primeras entradas coincidentes.
Por ejemplo, en los artículos ya escritos en las metaetiquetas añadir:
Las feministas somos luchadoras, listas, guapas, bienfolladas, seguras de nosotras mismas, buenas y sobre todo: SOMOS LIBRES.

Para quienes no tengan blog:
– Clicad todas las veces que os apetezca en los post de las que hemos publicado con el título “Las feministas somos lo máximo” (cuantas más mejor, podéis darle a la tecla F5 para refrescar la página y eso contará para google como una visita).
– En Facebook: Compartid los links a los post de las que se apunten a esto, compartidlo en vuestros muros o en vuestras fb pages.
– En Twitter, compartid los links y también usemos la etiqueta #LasFeministasSomosLoMaximo haciendo que esas palabras existan en mayor número para google que las otras.

Entrad en http://google.es (o .com, .mx, o lo que sea), buscar en diferentes búsquedas:

las feministas son lo máximo
las feministas son listas
las feministas son guapas
las feministas son seguras…
 
Y así con las palabras del texto, como inicialmente no aparecerán muchos resultados de los blogs, coger la dirección url de alguno de los blogs que hayan publicado un artículo y ponerlo detrás de la búsqueda, por ejemplo: las feministas son lo máximo pornoterrorismo.com

Nosotras ya estamos manos a la obra, ¿y tú? ¿Te unes?

La Taberna del Licor Violeta también ha realizado una búsqueda interesante que les recomendamos visitar, y ofrece un listado actualizado de los blogs que se van sumando a la inciativa (Pornoterrorismo, también).

Os dejamos para terminar con “Las histéricas somos lo máximo” de Liliana Felipe. Que la disfrutéis!